Cree en grande.
CONMEBOL

En el campo base de los Oranje en Rio reina un ambiente de Carnaval

En el campo base de los Oranje en Rio reina un ambiente de Carnaval

Los holandeses, que a menudo vivieron torneos complicados por el ambiente interno, viven esta vez en perfecta armonía, dando la impresión de ser un grupo de amigos pasando el Carnaval en Rio de Janeiro.

"Con respecto a la atmósfera de la Eurocopa-2012 es como el día y la noche. Tengo la impresión de revivir el Mundial-2010 donde el ambiente en el seno del grupo también fue muy bueno", explicó uno de los veteranos del equipo, Wesley Sneijder, a la prensa de su país.

Las luchas de egos han sido una constante en la historia de la selección holandesa.

El mayor ejemplo se produjo en la Eurocopa-1996, cuando el centrocampista Edgar Davids se dejo ir ante la prensa y tildó de "inútil" al entonces seleccionador Guus Hiddink y le acusó de "dejarse manipular por los hermanos (Ronald y Franck) De Boer y Dennis Bergkamp".

Dos años antes, fue Ruud Gullit el que puso en duda la autoridad del técnico Dick Advocaat y quien discutió la posición en el campo que el entrenador le imponía.

En 2004, fue otra vez Edgar Davids el que se peleó con Advocaat.

La generación dorada, formada por jugadores como Bergkamp, Patrick Kluivert y Clarence Seedorf, entre otros, nunca ganó nada, minada por unos egos tan grandes como su talento.

Hace dos años, en el campeonato europeo celebrado en Polonia y Ucrania, fueron Rafael van der Vaart y Klaas-Jan Huntelaar los que metieron cizaña a través de los medios.

"Hay grandes egos en el equipo", admitió entonces Sneijder, el jefe del vestuario de los Oranje. "El ambiente no es el mismo que en el Mundial-2010, pero no es necesario que seamos amigos para jugar juntos y ganar partidos", ha dicho ahora.

Una afirmación en forma de confesión, sobre los problemas que lastraron en el pasado a los holandeses y que se han repetido en varias ocasiones.

Sin embargo, en Brasil parece que los jugadores se han prometido no provocar conflictos. Al contrario. Pese a que se podía temer la existencia de dos clanes entre los finalistas de 2010 (Arjen Robben, Sneijder, Kuyt, Robin Van Persie, Huntelaar, Nigel De Jong) y los jóvenes (Stefan De Vrij, Jasper Cillessen, Memphis Depay y Jeremain Lens), de momento no ha pasado nada.

"Tenía mis dudas antes del torneo, pero enseguida desaparecieron. Este grupo se lleva estupendamente. El ambiente es bárbaro", declaró el capitán.

Para Dirk Kuyt, "la presencia regular de las parejas juega un papel importante". "Es muy gratificante poder verse en familia con las esposas e hijos al día siguiente de los partidos", añadió el delantero del Fenerbahce hace unos días en conferencia de prensa.

- Entrenamientos con niños -

En los entrenamientos no es raro ver a los hijos de los jugadores entrar en el césped y pelotear con sus padres tras la sesión preparatoria.

Y todos ellos pasan regularmente buenos momentos en las playas y los lugares más turísticos de Rio, puesto que el seleccionador Louis van Gaal ya les ha concedido tres días de fiesta desde el inicio del torneo. El último de ellos fue este martes, tras lograr la clasificación para cuartos al derrotar a México (2-1).

Las sonrisas están siempre presentes en las caras de los seleccionados holandeses, aunque también es cierto que es mucho más fácil cuando se logran las victorias.

Van Gaal se felicita de este estado de ánimo, que para él tuvo "mucho que ver en la clasificación del domingo", frente a México.

"¡Han visto como los jugadores han luchado por sus compañeros!", destacó el técnico tras el partido ante los aztecas, citando, por ejemplo, el caso de Kuyt, "que acepta jugar de lateral izquierdo por el bien del equipo".

Por Benoît NOEL/AFP

Foto: AFP

Edición: conmebol.com